Madrid 4.48

4:48 medio
Valium aguantar hasta las seis
respirando hondo
respirando fuerte
controlando la propia respiración
respirar sin respirar
por la boca y el frío
que entra por los pies y se instala
en el cielo del cuerpo labios grietas
sucia caverna uterina atroz
no estuve aún en el Matadero
no visité la nueva exposición de arte esloveno
tan solo el Guernica estaba disponible cuando fui
Reina, no he pisado la Cineteca
ni la Joy Eslava la sala de conciertos
el CDN el Valle las calles Tabacalera
Eskalera Karakola
todo local todo gentry
todo lleno concurrido yermo

gratis

gracias

únicamente he ido al Español de Copi
he paseado un par de veces Espíritu
Santo Vania o Casa de Muñecas
crucé el Retiro a nado detuve
mi mirada en la gente del metro
qué más puedo decir

me levanto en ocasiones
cansada firme determinada
a no volver a la cama y resistir
el paso del día
me levanto alegre con ganas de ir
a mis ejercicios de estiramientos que Evitan
el derribo y derrame de mi débil espalda
últimamente sufro de incontinencia
y terribles resacas mi cerebro oscilante
pálido aterrado vulnerable en la tormenta

i can’t stand my own mind
no me aguanto mi propia
mente propia mente
propia mente mi mente
pero es la única que me que da
alas a las 6:48 medio
hasta las siete contar
de siete en siete desde cien
hasta en algún momento

llegar a la calma placidez
sueño que acalla la terra
trema y retumba al encubrir
la tormenta suavizar
el puñal reluciente y la cruz de nácar
abismo y pasado albatros
lejos ya del navío y del mar
hiere el cielo en silencio como
los sueños oscuros
tan oscuros
TAN OSCUROS
TAN OSCUROS
TAN OSCUROS
que tornan
suaves hazañas de mi razón
el combate
contra el bramido de mis fieras
tiernas blandas mansas mis fieras
tan tiernas mis fieras
tan tiernas mis fieras
tan tiernas mis fieras
Tan queridas,
hostiles, mis núbiles fieras.

Madrid, 7 a.m.

 

Poema incluido en la antología digital La generación del 17, publicada por el Ayuntamiento de Madrid en mayo de 2018.

Anuncios

Amor Delta

Sabes que algunos fármacos pueden alterar la arquitectura del sueño

me dijo y yo respondí que sí que lo sabía que mis pilares se habían visto

ligeramente tambaleados en días recientes que también le daba al Lexatín

que no podía dormir por las noches porque padecía insomnio terminal

que sonaba terrible pero que solo se refería a las mañanas al sol al viento

que me despertaban con el trino de los pájaros y ya no podía dormir más

aunque me entraba la risa porque el Lexatín era en el fondo bromazepán

y sonaba a chiste muy malo que contarle a alguien que no conoces

cuando estás muy nervioso y sabes que la vas a cagar le dije

y me contestó que ella también estaba que se subía por las paredes

que bebiésemos más y que nos fuéramos a su casa a alterar juntos la arquitectura

del sueño y a poner a prueba los pilares de su habitación que las paredes eran

tan finas que desde su cuarto se podía oler la playa los naranjos las cacas

de los perros de la calle y hasta los sueños de la casa de al lado le dije

que sí que quería compartir mi noche con ella disfrutar la fase delta

del sueño juntos porque las fases siguientes quizá no podría pero entonces me sonrió

y contestó que le encantaría que no le importaba mi REM defectuoso que me quería

así que llevaba tiempo deseando que alguien complementase su insomnio inicial

que juntos nos ocuparíamos del mar que dividiríamos la tarea ella cuidaría del atardecer

y yo del despertar que por fin consumaríamos un ciclo de sueño le dije que yo también

la amaba la besé con los ojos cerrados ella los mantuvo abiertos.